ACERCA DE NOSOTROS

 

El hombre, como ser sensorial objetivo, es por lo tanto un ser que sufre y porque él siente su sufrimiento, él es un ser apasionado. La pasión es el poder esencial del hombre que se esfuerza enérgicamente por alcanzar su objetivo.

  • Karl Marx 1844

Al igual que tantos grupos similares esparcidos por el mundo hoy en día, comenzamos con la pregunta: “¿Es posible una revolución comunista? Y si es así, ¿qué forma podría tomar?” No tenemos firmes guías positivas para ayudar a responder esta pregunta. Las revoluciones del pasado son más señales de advertencia que puntos de guía. ¿Por qué la revolución bolchevique que comenzó con tal esperanza falló tan espectacularmente?

Comenzamos a publicar Perspectiva Internacionalista en 1986 con el objetivo original de defender las posiciones de la Izquierda Comunista Histórica. A medida que continuamos desarrollando las posiciones heredadas de la Izquierda Comunista, comenzamos a cuestionar muchas de esas posiciones y las presuposiciones que las sustentan. Gradualmente fuimos atraídos a lecturas más profundas de Marx, influenciados por nuevos textos previamente no traducidos. Esta lectura fue tanto un punto de viraje teórico para nosotros como un alejamiento significativo del “Marxismo Tradicional” (ver el Texto de Referencia de PI). Sin embargo, debemos señalar que si bien nuestro trabajo actual es principalmente teórico y crítico, no nos declaramos comunistas porque estudiamos las condiciones sociales y, por lo tanto, comprendemos el mundo; estudiamos las condiciones sociales y tratamos de entender el mundo porque somos comunistas.

Somos sobre todo seres apasionados que sienten el mundo y, por lo tanto, sufren su injusticia. Vivimos en el espacio entre lo que somos y lo que sabemos que podríamos llegar a ser, entre la melancolía y la euforia. Vemos un mundo que sufre privaciones materiales en medio de la abundancia, un mundo que lucha en vano contra una vida de insoportable aislamiento y alienación. Donde quiera que miremos, vemos a aquellos que buscan seguridad en el campo de refugiados que llamamos humanidad.

El nuestro es un mundo de hiper-ilusión, de una realidad pervertida, bañado en el resplandor hipnótico de las imágenes digitales. Entre estas ilusiones, se nos dice y llegamos a creer, que somos individuos soberanos dotados de un poder autónomo único para cada uno, pero a menudo nos sentimos atrapados en una existencia de cuasi-drones donde cada pensamiento y cada gesto están regulados hacia fines que no son los nuestros.

¿Quienes somos nosotros? Somos un pequeño grupo de pro-revolucionarios que comparten la creencia de que la estructura del mundo exterior -nuestra existencia objetiva- se expresa en nuestro mundo interior y, de hecho, da forma a nuestra propia subjetividad. Creemos que esta estructura objetiva no es natural ni inevitable y que nuestra naturaleza esencial no es ni fija ni inmutable. La estructura social a la que nos referimos se describe mejor como capitalismo. Como lo describió Franz Kafka de manera coherente: “El capitalismo es un sistema de relaciones, que va de adentro hacia afuera, de afuera hacia adentro, de arriba hacia abajo, y de abajo hacia arriba, todo es relativo, todo está encadenado. El capitalismo es una condición tanto del mundo como del espíritu “. Esta estructura totalizadora está obligada, por su misma lógica, a absorber todo lo que encuentra en su camino, a llevar cada acto social de cada individuo a su metabolismo. En medio de la pobreza masiva, la dislocación social y la descomposición, el capitalismo asfixia al mundo en su producción febril de cosas que no necesitamos y no podemos consumir, de cosas que no queremos y no podemos comprar, y el planeta también sufre esta humillación.

El capitalismo no es un sistema de poder mantenido por una camarilla de ”hombres con sombreros de copa que fuman cigarros“, como alguna vez fue la imagen popular. Es más exacto decir que las divisiones de clase manifiestas son la expresión social de un sistema que está gobernado por abstracciones, reforzado cada hora de cada día por cada individuo que se dedica constantemente a comprar, vender, producir y consumir. Es un sistema de compulsión. Una compulsión, que proviene por supuesto de la presencia física de la policía, el ejército, los tribunales, las escuelas, etc., pero la verdadera compulsión es la abstracción anónima e innombrada de la producción de valores; producción con fines de lucro, producción sin otro propósito que la acumulación de capital en forma de dinero; un hambre que nunca puede ser satisfecha. Si se le deja continuar con su propia naturaleza rapaz, el capitalismo continuará su camino hacia la destrucción planetaria haciendo la vida insostenible.

Históricamente, la oposición a las consecuencias destructivas del capitalismo ha tomado tres formas generales. La primera es salir, retirarse física o psiquicamente, para explorar formas alternativas de vida; la segunda es suavizar las peores expresiones de abuso mediante la movilización de diversos grupos de interés para obligar al sistema político a implementar reformas, y la tercera es la solución revolucionaria para derrocar los cimientos del sistema. Estas tres estrategias quizás no son mutuamente excluyentes. La salida, sin embargo, se ha vuelto casi imposible, ya que es cada vez más difícil encontrar una existencia fuera del sistema. ¿Qué parte del planeta hoy no se reclama como propiedad? El retiro a una vida espiritual o el cuidado de un jardín propio tendrá poco efecto sobre el calentamiento global, la amenaza de una guerra nuclear o la próxima crisis económica. La reforma, por otro lado, es, en esencia, la exigencia de una orientación ética o moral de un sistema sin ética ni moral: como pedirle a un hombre santo que supervise la administración del Infierno. Al capitalismo no solo no le importa la ética, la moralidad o las necesidades humanas reales, sino que su propia naturaleza obliga a su insaciable impulso a la expansión. El capitalismo es un sistema que se define por su modo de explotación laboral. Aligerar esa carga momentáneamente no cambia su naturaleza. Además, la historia del siglo XX ha demostrado que el capitalismo es totalmente capaz de absorber la mayor parte de la oposición en su propio mecanismo ideológico de dominación. De hecho, como señaló Walter Benjamin, “el aparato de producción burgués … es capaz de asimilar, y de propagar, una sorprendente cantidad de temas revolucionarios sin cuestionar seriamente su existencia contínua o la de la clase que la posee. El esfuerzo por humanizar y democratizar el capitalismo es, de hecho, una de las mistificaciones disponibles para la preservación del capitalismo más malignas.

Nuestro trabajo hasta este punto ha sido la elaboración teórica de la posición revolucionaria, para entender el capitalismo desde adentro hacia afuera y desde afuera hacia adentro; comprender su estructura, su dinámica, su tendencia a la crisis, su capacidad para absorber su propia oposición, todo con el objetivo de su superación, no su reforma. Nuestro trabajo incluye un diálogo continuo con otros grupos e individuos con objetivos similares, un trabajo que consideramos de primordial importancia si queremos romper el aislamiento en el que nos encontramos. No poseemos ningún programa, ni línea de partido, ni estrategias para movilizar a las masas, ni esfuerzos de reclutamiento; sin embargo, nos sentimos obligados, como seres apasionados, a buscar la superación práctica del capitalismo en las luchas cotidianas de las personas en todas partes para alcanzar lo que podríamos llegar a ser.

Perspectiva Internacionalista

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *