Los cuatro jinetes del capitalismo: racismo, peste, pobreza y … democracia

Los trabajadores estadounidenses han sido objeto de una embestida de proporciones asombrosas, todo ello provocado por la burguesía que considera al resto de la población como zona de fuego libre. En los últimos meses, las ejecuciones extrajudiciales de negros por parte de la policía, la muerte de un cuarto de millón de personas por Covid-19, el empobrecimiento acelerado provocado por la crisis económica y la negativa a enviar socorro a los desempleados y hambrientos han intensificado la angustia social. Además, las elecciones y los acontecimientos a su alrededor aparentemente han aporreado a la población en las formas más inconcebibles.

Claramente, ante este bombardeo, los trabajadores han estado a la defensiva. Entonces, ¿cómo evaluamos su capacidad para defenderse? Para ello tenemos que desentrañar varios temas de la situación social; al hacerlo, encontramos varias características inusuales.

Racismo, peste y pobreza

A lo largo de la historia estadounidense, el racismo ha sido una parte integral de la realidad social y, a medida que se desarrolló el capitalismo, este veneno se utilizó para dividir a la clase trabajadora. El sistema de partidos de Estados Unidos con sus organizaciones republicanas y demócratas han tenido cada uno lo que podríamos llamar sus alas progresistas y reaccionarias. Pero, especialmente desde la era Nixon, sus alineaciones se han deslizado. Durante décadas hasta principios de los 70, los demócratas fueron fuertes en el Sur con su apoyo a las políticas segregacionistas, su alta marca personificada por Wallace de Alabama. Sin embargo, la política de des-segregación de la administración Johnson, impuesta por tropas y agencias federales que actuaban contra los segregacionistas, cambió el panorama político y debilitó a los demócratas entre los supremacistas blancos. En sus campañas, primero la de Goldwater y luego, y más explícitamente, en la estrategia sureña de Nixon, el Partido Republicano decidió renunciar al voto negro. Junto con los desarrollos de los suburbios predominantemente blancos en todo el país, el efecto combinado llevó al Partido Republicano a moverse hacia la derecha y monopolizar la proyección política del racismo manifiesto.

Aunque los denominados “silbatos para perros” (apelaciones racistas en términos velados) se han utilizado durante años (como en los anuncios de Willie Horton del anciano Bush), Trump y sus acólitos los han armado. Los asesinatos callejeros de George Floyd y otros han provocado protestas masivas que fueron acorraladas y atacadas por la policía y la guardia nacional. Inevitablemente, hubo reacciones que llevaron a disturbios y saqueos, lo que le dió al gobierno la oportunidad, como siempre, de justificar la violencia estatal por la necesidad de la ley y el orden para defender a los ciudadanos inocentes y sus propiedades. También le dió a Trump oportunidades para actuar para las cámaras.

La pandemia de Covid-19 ha dado el telón de fondo para la propaganda más extraña. Frente a las infecciones y muertes espantosamente altas y en aumento, Trump comenzó diciendo que era un engaño demócrata, luego que simplemente desaparecería, luego que el tratamiento podría ser inyectar lavandina y, finalmente, durante la campaña electoral, simplemente la ignoró – a pesar de estar él mismo hospitalizado. Todo esto del hombre que ha admitido públicamente que sabía desde el principio lo peligroso que sería, pero decidió minimizarlo. Sus mentiras han sido intensificadas por varios comentaristas de Fox News, complementadas por más teóricos de la conspiración como QAnon y canales de televisión como One America News. El descuido deliberado de la enfermedad por parte del ejecutivo ha costado cientos de miles de vidas. Y, lo que es más extraño, vemos la internalización de la negación de la existencia misma de la enfermedad en franjas de la población de Estados Unidos, una pandemia mental en sí misma.

En la primera mitad de 2019, el Departamento de Salud y Servicios Humanos realizó un ejercicio de simulación, titulado Crimson Contagion, que involucró a muchas ramas del Estado estadounidense, incluidas las autoridades de salud y empresas privadas, y estableció el estado de preparación para una pandemia. A pesar de que los hallazgos muestran claramente lo poco preparados que estaban el gobierno y muchas agencias, no se hizo nada; y esto condujo, entre muchas otras cosas, a la falta casi universal de equipos de protección personal. En consecuencia, los patrones ponen a muchos trabajadores entre la espada y la pared: o se presentan a trabajar y se arriesgan a infectarse o se quedan en casa y no les pagan. No solo los trabajadores de la salud en hospitales y residencias de ancianos estaban en riesgo: muchos otros, como los conductores de reparto y el personal de los supermercados, corrían el riesgo de una mayor exposición. Esta negligencia fue masivamente criminal, aunque no ilegal a los ojos de esta clase dominante. De hecho, Trump llegó a exigir a algunas industrias, incluidas las empaquetadoras de carne, que mantuvieran la producción. (Y en una de esas plantas, los jefes hicieron una apuesta sobre cuántos trabajadores contraerían Covid-19).

¿Cómo respondió la clase trabajadora a todo esto? Como individuos, trabajadores de todos los colores participaron en las protestas contra los asesinatos policiales de personas negras, y no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo. Esto fue en marcado contraste con erupciones anteriores de sólo o principalmente personas negras, como en los disturbios de Watts o después del asalto a Rodney King por parte de policías blancos. En varias fábricas y depósitos, hubo huelgas salvajes, a veces apoyadas por sindicatos, que exigían PPE Equipo de protección personal y renumeración por trabajo peligroso. Pero, colectivamente, los trabajadores estadounidenses no han entrado en la lucha a pesar de que la pandemia provocó un tsunami de despidos en todo el país.

Y luego está la democracia

Las elecciones en las democracias burguesas no proporcionan medidas de antagonismo de clases: ninguno de los partidos defiende los intereses del proletariado. Sin embargo, pueden proporcionar una idea de los principales sentimientos dentro de la clase, que los marxistas deben analizar. Muchas elecciones se caracterizan por una indiferencia en los resultados, ya que las personas aprecian lo poco que uno u otro candidato cambiará sus vidas. Esta vez no. En esta ocasión, el comportamiento de Trump durante cuatro años fue un galvanizador. Se había pronunciado, en contra de las opiniones de la mayoría de los estadounidenses, contra el control de armas, las opciones de atención médica para todos y la vía hacia la ciudadanía para los indocumentados, incluidos los niños DACA “soñadores”. Por otro lado, y de manera significativa, supervisó la aprobación de la Ley de Primer Paso de 2018, que tomó medidas legislativas para desmantelar las consecuencias de la Ley contra el Crimen de 1994, patrocinado en ese momento por un senador, un tal Joe Biden, que contribuyó a encarcelamientos masivos de personas negras.

El proceso democrático en los Estados Unidos se ha convertido en algo de lo que todos los hombres fuertes de todas las pequeñas dictaduras se habrían sentido orgullosos (Mugabe, cómete tu corazón muerto). Además de la manipulación habitual que los partidos siempre diseñan, los republicanos también se han lanzado a la supresión de votantes contra los negros, campañas de publicidad falsa, eliminación de buzones electorales, campañas contra el voto por correo, amenazas de extrema derecha y manifestaciones armadas. Trump ha rematado esto con una denuncia de que todo el proceso electoral está amañado en su contra.

La mayor parte de la campaña electoral se centró en la elección entre Trump y No- Trump, más que entre Trump y Biden. Hubo poco debate sobre políticas entre los partidos, entre los candidatos presidenciales y entre los candidatos al Congreso. Al final, muchas más personas votaron por Trump que las que lo hicieron en 2016, incluso sabiendo lo que defendía ahora, en lugar de cuando era un no-político que prometía drenar el pantano de Washington. Sin embargo, fue derrotado por una votación sin precedentes del No-Trump. En general, el Partido Republicano salió mejor que el propio Trump y el Partido Demócrata en su conjunto se debilitó levemente con respecto a los períodos intermedios del 2018; retuvieron la mayoría de la Cámara, aunque todavía está por verse el resultado de la segunda vuelta de Georgia el 5 de enero para ver quién tiene el control del Senado. Vemos nuevamente la paradoja a largo plazo de la elegibilidad del Partido Republicano que, aunque hace campaña para dar a los trabajadores más dinero, después de impuestos, en sus cheques de pago, siempre otorga enormes beneficios fiscales a los ricos.

Un análisis sociológico completo sobre qué grupo demográfico votó por quién no estará disponible durante algún tiempo. Entonces, todo lo que tenemos por ahora son estudios basados ​​en encuestas a boca de urna, todos con fallas. No obstante, pueden hacerse algunas declaraciones generales. Las ciudades y áreas urbanas más grandes tendieron a votar por los demócratas; las áreas rurales y el “cordón de óxido” tendieron hacia los republicanos. Excepto en dos áreas (el sur de Florida y el sur de Texas), los latinos tendieron a votar por los demócratas, al igual que los asiáticos. Los votantes negros tendieron a votar por los demócratas. Los votantes blancos estaban divididos.

De estos últimos votantes, ¿por quién votó la clase trabajadora blanca? Incluso teniendo en cuenta que no todos los que votaron por Trump fueron trabajadores, hay pocas dudas de que una proporción sustancial de trabajadores votaron por Trump. Claramente, su retórica para mantener su base fue efectiva: contra la élite de Washington, contra la exportación de empleos a China, exigiendo que los aliados paguen su parte, transmitiendo sus miedos y mostrando que su voz fue escuchada. Todo esto, para muchos trabajadores blancos, anuló las excepciones fiscales de Trump para los ricos, su ataque a la atención médica para la clase trabajadora y los pobres, su inacción deliberada para lidiar con la pandemia Covid-19 y el bloqueo de un segundo paquete de ayuda en el otoño.

Y en su retórica, los “silbatos para perros”de Trump fueron un tema histórico para muchos votantes blancos y el resto de los candidatos del Partido Republicano para la Cámara y el Senado tuvieron que usar a Trump como piedra angular para obtener votos de su base. Incluso teniendo en cuenta la presencia de otros estratos en esta categoría de votación, esta es una muestra increíble sobre la penetración de ideologías tóxicas y divisorias en la clase trabajadora, que la clase dominante ha estado impulsando desde que comenzó el capitalismo estadounidense. Se puede ver que los enfrentamientos de décadas entre las minorías y la policía vuelven a ser la excusa del mantra de la “ ley y el orden ” de uso frecuente por la clase dominante y que esto juega con los temores de la población estadounidense de que la policía sea la fina línea azul que separa el Orden del Caos.

Esta intensidad de creencia (en Trump) y desconfianza (en los principales medios de comunicación) tiene una religiosidad que no se puede abordar en un terreno racional; una intensidad capitalizada por las iglesias cristianas evangélicas. Al menos parte de la explicación es que los portavoces del capitalismo estadounidense les han mentido toda la vida a estas personas, que esto a su vez se basa en la mentira mayor: su negación de que la actividad del proletariado es la única fuente de riqueza social en el sistema capitalista. Y apoyando la gran mentira hay otras mentiras: que en las democracias burguesas el pueblo manda; entonces, se supone que debemos sacar la conclución de que los gobernantes son realmente los servidores de la población. Esta mentira está incrustada en la propaganda constantemente producida por los medios de prensa y televisivos que apuntan a defender el orden existente; con el tiempo, los periodistas y los políticos se han convertido en las dos ocupaciones menos respetadas por la sociedad en general. No es de extrañar que la denuncia de Trump de las “noticias falsas” haya sido tan eficaz en su base.

Además, la desconfianza de una proporción considerable de la población en asuntos como la realidad del Corona-virus necesita una seria consideración: incluso en la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) de un hospital de Dakota del Sur, los pacientes moribundos se han negado a aceptar que tenían Covid y exigieron que se les dijera la verdad. La desconfianza hacia los principales medios de comunicación es, en algunos sectores, total. Cualquier cuestionamiento de la victoria de Trump conduce a la denuncia de sus multitudes, hasta el punto en que Fox News ahora se combina con CNN en los cánticos despectivos. La capacidad de vivir en la negación puede persistir a través de una fuerte experiencia en contrario; y la historia proporciona abundantes pruebas. La cuestión para nosotros es determinar cómo pueden desarrollarse los eventos para que la realidad de la explotación y del interés compartido de la clase trabajadora se vuelva innegable. La respuesta tiene dos dimensiones: una es la tendencia inmanente a la crisis del sistema económico capitalista, y la otra es la lucha en curso entre las dos grandes clases durante la trayectoria de este sistema. Sin embargo, el capitalismo no va a colapsar por sí mismo, sin importar cuán asolado esté por la crisis. El capitalismo sólo puede ser derribado por una fuerza social – y eso requiere un sujeto revolucionario, la clase trabajadora- que luche conscientemente y con autoconciencia contra su enemigo, la burguesía. A pesar de las enérgicas protestas contra el racismo y la violencia policial que hemos visto este año, no hubo una poderosa acción colectiva de clase. Se dejó el camino abierto para un asalto burgués masivo utilizando su maquinaria democrática. Denunciar cualquier campaña republicana por motivos raciales no implica ningún apoyo al Partido Demócrata. Bernie Sanders, y mucho menos Biden, no hablan más por el trabajador estadounidense que Trump. Y fueron tanto los demócratas como los republicanos los que no pudieron llegar a un acuerdo sobre un segundo paquete de ayuda … así que lo abandonaron y se fueron a casa para pasar sus vacaciones totalmente pagas. Solo señalamos que si bien ambos partidos tienen toxinas para evitar que los trabajadores vean a su enemigo, en esta coyuntura, es el Partido Republicano el que está inyectando la mayoría de las toxinas divisorias en la clase trabajadora.

La situación es muy grave para el proletariado. Hemos notado en otra parte el desarrollo internacional de las luchas sociales, sus conexiones y el crecimiento de la lucha de clases dentro de ellas. Estas son un augurio positivo para la lucha futura. Pero, al mismo tiempo, existen muchos peligros y la contención por parte de la democracia burguesa es una trampa importante. Además de enfrentarse a la clase dominante, el proletariado debe mirarse a sí mismo para hacer frente a las fracturas que resultan de los factores estresantes de la sociedad burguesa. Lo más importante aquí es el racismo que tiene como objetivo dividir a los trabajadores. Y en Estados Unidos, como en otros lugares, podemos ver el daño que causa.

Marlowe

30 de noviembre de 2020

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *