CALLES Y LUGARES DE TRABAJO, RAZA Y CLASE (parte 2)

Como en su texto anterior en el sitio Ill Will, Tesis sobre la rebelión de George Floyd, en su ensayo más reciente El regreso de John Brown: Raza blanca-traidores en el levantamiento de 2020, Shemon y Arturo describen el malestar social de este año como un gran paso hacia la revolución. Menos por las protestas masivas diurnas, en su mayoría pacíficas, que por la violenta insurgencia nocturna. “Los disturbios, saqueos e incendios provocados han logrado más en un verano que lo que los activistas han podido lograr en décadas”, escriben. Y: “Experimentar esto ha sido diferente a todo lo que hemos experimentado antes. En los centros neurálgicos del imperio estadounidense, fracciones dispares del proletariado se unieron para atacar a la policía y asaltar los corredores comerciales de docenas de ciudades. En las “Tesis” argumentamos que la autoactividad del proletariado negro es el motor de esta trayectoria revolucionaria. En este ensayo, exploramos el papel del proletariado blanco en este proceso”.

Los autores se disculpan por siquiera abordar este tema. Esperan la resistencia de los proletarios no-blancos “que, en principio, no pueden soportar ninguna discusión sobre los blancos pobres y de la clase trabajadora”, que “piensan que [el proletariado blanco] está eternamente perdido ante el racismo”. Consideran que esta es “una posición comprensible para tener en este país racista” y piensan que no tiene sentido tratar de convencer a esas personas de lo contrario, pero señalan el hecho de que el 60,1% de la población estadounidense es blanca y solo el 13,4% es negra. En síntesis: los proletarios negros no pueden hacer una revolución por sí mismos. “Debe desarrollarse una alianza revolucionaria entre todos los sectores del proletariado”, insisten. De lo contrario, no hay camino para derrocar el actual orden capitalista racial.

No hay nada más peligroso para la burguesía estadounidense que una lucha proletaria multirracial”, afirman con razón. Dan varios ejemplos de tales luchas y afirman, “si hay algún grupo que ha luchado y muerto junto a los negros en este país, son los blancos”. Y sobre las luchas actuales, observan que “las ciudades de mayoría blanca han sido testigos de las rebeliones más militantes de este ciclo hasta ahora”. La mayoría de las grandes ciudades de Estados Unidos son mayoritariamente blancas por supuesto, sin embargo, es un hecho que ninguna lucha social de masas en este país fue tan multirracial como el movimiento de este año.

Sin embargo, al mismo tiempo afirman: “No hay nada más peligroso para la lucha de clases en los Estados Unidos que la traición del proletariado blanco, que, a lo largo de su historia, ha forjado una alianza con el capital y el Estado. Mientras que la base material de esta alianza se está deteriorando y surgen fisuras, la blancura sigue siendo el pegamento que mantiene unida a la sociedad burguesa en los EE. UU.”

¿Entonces que es lo que hay que hacer? “El marxismo negro se posiciona en relación con los blancos de manera estratégica”, profesan. Los insurgentes no-blancos utilizan las divisiones entre los blancos para su propio beneficio y dan la bienvenida a los “traidores raciales” blancos a su lado. Los ejemplos incluyen la guerra de independencia de Haití contra Francia, en la que “un ejército insurgente de ex esclavos enfrentó a diferentes potencias coloniales (europeas) entre sí”, y el Frente de Liberación Nacional de Argelia, que recibió con agrado el apoyo de blancos.

En todos los ejemplos, no se hace distinción entre trabajadores europeos y capitalistas. Todos son blancos. Tampoco se hace distinción entre proletarios negros y burgueses negros y aspirantes a burgueses. Así que no se derraman palabras sobre el hecho de que los proletarios haitianos y argelinos siguen siendo explotados y reprimidos despiadadamente, aunque ahora por una burguesía con el mismo color de piel que ellos.

Una contradicción atraviesa este texto: por un lado, tienen claro que el racismo y el capitalismo son inseparables, que capitalismo e igualdad se excluyen, que solo la clase trabajadora en su conjunto puede abolir la explotación y la discriminación. Por otro lado, a menudo parecen reducir el objetivo mismo de la lucha contra el capitalismo a la liberación negra. Advierten que, si se piensa que están “defendiendo una unidad de clase esencial, nada podría estar más lejos de la verdad”. No es la unidad de clase esencial, sino una alianza estratégica entre los proletarios blancos y negros, es lo que proponen, para que cada uno pueda lograr sus propios objetivos. Sus destinos están sellados juntos, escriben. “Esta es la paradoja de la liberación negra en los Estados Unidos”. (¿A diferencia de la Sudáfrica liberada o Nigeria, donde los proletarios negros, mientras escribo, tienen el consuelo de que quienes los matan son negros?)

Tratan al proletariado blanco y negro como dos clases diferentes, aceptando la división que el capitalismo impone a la clase trabajadora. “Como clase, el proletariado blanco tarda en aprender”, escriben.

Y: “Mientras el proletariado negro esté convencido de que el proletariado blanco no está dispuesto a luchar hasta el final contra el racismo, el horizonte y las posibilidades de lucha seguirán siendo limitadas. El proletariado blanco tiene mucho que demostrar en este frente”.

Pero también, mientras el proletariado blanco esté convencido de que la lucha del proletariado negro se trata únicamente de la liberación negra, el horizonte y las posibilidades de lucha seguirán siendo limitadas. Estas no son dos clases, son segmentos de una gran clase, la gran mayoría de la humanidad, cuyos intereses son irreconciliables con los del capitalismo. Eso es lo que los proveedores de políticas de identidad (blancos y negros) están tratando de ocultar.

Shemon y Arturo enfatizan las divisiones. El proletariado blanco, escriben, “es una clase obstinada que debe ser arrastrada a aprender la verdad”. “Tiene mucho trabajo por hacer para convencer a otros trabajadores de que está comprometido con la revolución”.

Históricamente, el proletariado blanco sólo ha resuelto las cosas cuando circunstancias objetivas lo arrastraron por el barro y la sangre. La Guerra Civil de Estados Unidos lo obligó a luchar contra la esclavitud; la Gran Depresión lo obligó a unirse a los proletarios negros en el CIO (federación sindical: Congress of Industrial Organizations); la Segunda Guerra Mundial lo obligó a disparar contra fascistas en Europa; la guerra de Vietnam le enseñó las crueles lecciones del imperialismo estadounidense. El modelo es el mismo. Dejado a sus propios dispositivos, el proletariado blanco no resolverá el enigma de Estados Unidos. Solo la crisis lo educa”.

Dejando los ejemplos a un lado – en nuestra opinión, obedecer la orden del capitalismo de ir a luchar y morir en sus guerras no es un avance en la conciencia – es indudablemente cierto, como afirman los autores, que “es sólo a través de la amarga experiencia de más crisis y más lucha que el proletariado blanco logra volverse revolucionario”. ¿Pero no es esto cierto para todos los segmentos de la clase trabajadora? No hay ninguno que, “dejado a sus propios dispositivos” resolverá “el enigma de Estados Unidos” (o deberíamos decir: el enigma del capitalismo) sin ser empujado a hacerlo por circunstancias objetivas.

Pero parece que, para Shemon y Arturo, el proletariado negro 1 ya ha resuelto el enigma. Es cierto que los proletarios negros han sido más arrastrados por el barro y la sangre que los blancos, por lo que su memoria y experiencia colectivas pueden darles una visión más clara del enemigo. Pero, ¿han resuelto colectivamente el acertijo? Las iglesias y otras instituciones negras reformistas aún ejercen una enorme influencia. La creencia de que el orden social existente se puede mejorar participando en el estado democrático para imponer mejores leyes y asignaciones de dinero sigue siendo muy fuerte en todos los ámbitos. Incluso entre los participantes de los disturbios.

Algunos de ellos vieron sus acciones como una presión para obtener reformas como “desfinanciar” a la policía. Explicamos antes por qué esto es un callejón sin salida. Black Lives Matter (BLM), posiblemente la organización más influyente en la “rebelión de George Floyd” (que fue en su mayoría espontánea) se ha centrado recientemente en las elecciones. Ha puesto en marcha un comité de acción política para apoyar a candidatos, campañas y legislación. Ha estado organizando manifestaciones a prueba de pandemias, enviando mensajes de texto a votantes y publicando anuncios para aumentar el voto negro. Ese es un voto de confianza en el sistema. ¿Crees que los multimillonarios y las corporaciones que le dieron a BLM muchos millones de dólares lo hicieron por la bondad de sus corazones?

Es cierto que BLM hace más que una campaña electoral, y que sus ilusiones reformistas son compartidas por muchos millones de proletarios, blancos, negros e intermedios. Todavía estamos en ese punto. Lo que Shemon y Arturo escribieron sobre el proletariado blanco, que “solo la amarga experiencia de más crisis y más lucha” lo educará, se ajusta a todos los segmentos de la clase trabajadora. Ninguno de ellos es homogéneo en su comprensión del mundo. En cualquier caso, no son sus ideas las que los definen como clase. Mientras el sistema conserve credibilidad, las ideas dominantes serán las ideas de la clase dominante. Lo que constituye el proletariado es su posición objetiva. Como clase, reproduce colectivamente la sociedad humana, pero para las necesidades y objetivos del capital.

Cuando el capitalismo genera crisis tras crisis y comienza a derrumbarse, el proletariado puede ver y darse cuenta de la posibilidad de cimentar la reproducción de la sociedad humana en otra base que la despótica relación capital-trabajo asalariado. No hay garantía de que lo hará, y no lo hará si no crece el reconocimiento de que, de hecho, es el trabajador colectivo, conectado a pesar de todas las diferencias de cultura y color de piel. No hay garantía, solo el proletariado tiene, potencialmente, el poder de salvarse a sí mismo y, con ello, a toda la humanidad. No tiene nada que perder salvo sus cadenas. Pero todas las cadenas no son iguales, la clase dominante se aseguró de eso.

Blancura

Seamos claros: la raza no existe. El racismo existe, pero la raza no. La clasificación de los seres humanos basada en la presencia de un compuesto químico en su piel es evidentemente absurda. Todos somos descendientes del mismo pequeño grupo de Homo Sapiens de África, con solo pequeñas diferencias genéticas, ninguna de las cuales dice nada sobre quiénes somos como persona.2 Ninguna “raza” puede reclamar una superioridad moral. Todas ellas han practicado la guerra, el genocidio, la tortura, el canibalismo, la esclavitud, el patriarcado, la xenofobia. Pero no el racismo. Este ha sido un invento moderno, introducido por el capitalismo emergente. Descubrió que podía obtener fabulosas ganancias vendiendo azúcar, tabaco y algodón estableciendo plantaciones en el continente recién descubierto, si tan solo tuviera la mano de obra necesaria para hacerlo.

Los pueblos indígenas no eran una solución, en primer lugar porque estaban muriendo en gran número por los gérmenes que traían los europeos. Y había poca mano de obra excedente disponible en Europa. La gran mayoría de la población todavía estaba formada por siervos, atados a la tierra. Las hambrunas y las epidemias habían creado escasez de mano de obra en las granjas. Así que la única solución era el trabajo forzoso, capturado en otros lugares. El comercio anterior de esclavos existente en África brindó la oportunidad. Los Estados africanos emergentes hicieron de la captura de mercancía humana la fuerza impulsora de su desarrollo.

A los ojos de las clases dominantes de ambos lados de la transacción, era una situación en la que todos ganaban y millones de humanos capturados fueron enviados a través del Atlántico para la producción de mercancías. El hecho de que estuvieran tan apretujados que muchos de ellos morían (lo que no se podía hacer con pasajeros blancos, ni siquiera con sirvientes contratados, lo que hacía que su transporte fuera más costoso) atestigua sobre la abundante oferta y, por lo tanto, la baratura de las mercancías humanas africanas.

La reintroducción de la esclavitud requería una justificación ideológica. La esclavitud, que tuvo su apogeo en la época romana, se había vuelto marginal o inexistente en la mayor parte de Europa. No solo porque el siervo feudal tenía más incentivos para aumentar la productividad que un esclavo: cuanto más producía, más podía quedarse para sí mismo. El poder del Estado central se estaba expandiendo, todavía no había sido conquistado por la burguesía, pero había encontrando intereses comunes con ella. Sus guerras y conquistas promovieron la lealtad a la nación. Esta también era una ideología relativamente nueva, basada en la idea de que la comunidad de personas se define por las fronteras de las posesiones de sus gobernantes en competencia. Eso definió su identidad como ciudadanos de la nación. La esclavitud no es aceptable en ese marco. Pero la explotación sí lo fue. La religión fue otra herramienta ideológica, fusionándose con el nacionalismo para atar a los oprimidos a sus opresores, dividir a los primeros y proporcionar un chivo expiatorio cuando se necesitaba. Para que los judíos pudieran ser perseguidos porque no eran católicos y los irlandeses pudieran pasar hambrunas porque eran católicos, etc. Pero la reintroducción de la esclavitud requirió otro esfuerzo ideológico herculeano.3 Debido a la necesidad del trabajo forzoso africano, se introdujo el color de la piel como criterio de la esencia humana, para deshumanizar a los negros para que pudieran ser esclavizados. Una vez más, las instituciones religiosas jugaron un papel importante en la difusión de este mito. Hubo resistencia contra esta horrible innovación. Pero a cada paso, ganó la búsqueda de ganancias.

No todo el mundo está de acuerdo con la modernidad del mito racial. Cedric Robinson argumentó en su influyente libro Black Marxism: The Making of the Black Radical Tradition (1983) que el capitalismo no era racista por su necesidad de dividir a los trabajadores y justificar la esclavitud y el despojo, sino porque el racismo ya había penetrado en la sociedad feudal europea. La civilización de Europa occidental ya estaba profundamente imbuida de él antes de que surgiera el capitalismo. Su evidencia incluye la persecución de judíos y romaníes y el desprecio de los señores feudales ingleses por sus siervos irlandeses. Sin embargo, la persecución de las minorías y la opresión de los gobernados por sus gobernantes no fueron exclusivas de Europa. Todas las “razas” tienen un pasado (y un presente) sangrientos. Si bien es cierto que el racismo tuvo sus raíces en la violencia, el etnocentrismo y la xenofobia que existían antes del capitalismo, no hay ejemplos de otras sociedades donde la humanidad se midiera por el contenido de melanina en la piel.

Robinson desafió el concepto de Marx de la lucha de clases como motor de la historia. En su opinión, las categorías de clase no pueden aplicarse universalmente fuera de Europa. En cambio, caracterizó las rebeliones negras como expresiones de lo que llamó la “Tradición del radical negro” que, en contraste con el legado europeo, está impregnada de empatía por todos los oprimidos, independientemente de su raza. Robinson escribió: “Los negros rara vez han empleado el nivel de violencia que ellos (los occidentales) han entendido que la situación requería”.

Shemon y Arturo lo citan con aprobación y dan varios ejemplos que muestran un “profundo compromiso ético que, en oposición a la patología de la raza, se orienta en cambio en torno a la transformación de la humanidad”. Los ejemplos que dan son reales pero también hay muchos de solidaridad de blancos con víctimas negras. Todos muestran un reconocimiento implícito de una humanidad común, de un vínculo de clase contra la opresión, que es nuestra única esperanza.

Sanderr

CONTINÚA AQUÍ

1 ¿O debería escribir “el proletariado Negro”? Se le da una N mayúscula en sus textos, mientras que el proletariado privado de melanina debe hacerlo con una b minúscula. Como en el New York Times. Esta es una concesión que fue fácil de hacer para los medios burgueses políticamente correctos.

2 Como escribió el historiador Dante A. Puzzo: El racismo se basa en dos supuestos básicos: que existe una correlación entre las características físicas y las cualidades morales; que la humanidad es divisible en linajes superiores e inferiores. El racismo, así definido, es una concepción moderna, ya que antes del siglo XVI no había prácticamente nada en la vida y el pensamiento de Occidente que pueda describirse como racista. Para evitar malentendidos, se debe hacer una clara distinción entre racismo y etnocentrismo … Los antiguos hebreos, al referirse a todos los que no eran hebreos como gentiles, se estaban entregando al etnocentrismo, no al racismo. Así sucedió con los helenos que denominaban bárbaros (término que denota lo que era extraño o extranjero) a todos los no-helenos, ya fueran los fieros escitas o los egipcios a quienes reconocían como sus mentores en las artes de la civilización. Racismo y tradición occidental. Revista de Historia de las Ideas. (1964)]

3 Sobre el papel de la Ilustración en la creación de la raza, véase Loren Goldner: Race and the Enlightenment From Anti-Semitism to White Supremacy Part 1 -1492-1676 y part 2: The Anglo-French Enlightenment and Beyond

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *