RESURGIMIENTO

Los acontecimientos de los últimos meses han sido impresionantes. La pandemia mundial de coronavirus ha infectado, en el momento de redactar este artículo, a 16 millones de personas en todo el mundo con más de 630.000 muertes como concecuencia de esto. Muchos gobiernos tomaron medidas de cuarentena que han tenido impacto directo y adverso en la economía mundial y, específicamente, el nivel de vida de la clase trabajadora se ha visto muy afectado, entre otras cosas por aumentos masivos del desempleo, el peor de los cuales está por venir. Y luego, el grotesco y descarado asesinato de George Floyd en Minnesota enardeció a todo el país y provocó extraordinarios enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas represivas locales, estatales y federales. Aunque estos últimos eventos son importantes dentro del contexto estadounidense, las protestas han surgido en todo el mundo y, a diferencia de muchos otros asesinatos policiales a lo largo de los años, no sólo llevaron a acciones de solidaridad sino también en contra de los vínculos explícitos con el trato dispensado a distintos grupos étnicos por colonialistas y explotadores locales, pasados ​​y presentes

Estas protestas recientes no han surgido de la nada. Una serie de erupciones sociales han estado ocurriendo durante más de diez años y han surgido del desarrollo específico del mundo capitalista durante las últimas décadas, en las que el ataque de la clase dominante contra la clase trabajadora se ha intensificado a través de una mayor explotación y ha sido acompañado por la ofensiva más extendida contra la humanidad en todos sus aspectos. Hemos sido testigos de un retroceso ante esta embestida desde el 2010. Sin embargo, los movimientos de protesta del 2020 han reaccionado contra las condiciones sociales con aún más intensidad.

¿Quién hubiera esperado, incluso en 2019, la combinación de un asesinato policial, una pandemia politizada, una próxima elección presidencial estadounidense, una guerra comercial creciente, la demolición de estatuas de propietarios de esclavos, colonialistas y generales confederados, y los levantamientos civiles más generalizados desde la década de los 60? ¿Y quién hubiera pronosticado que el precio de un barril de petróleo crudo podría caer por debajo del precio de un rollo de papel higiénico? Son tiempos turbulentos.

Es evidente que los marxistas necesitan analizar estos movimientos de protesta y su desarrollo en el contexto de la evolución del capitalismo. Estamos en un nuevo territorio y necesitamos tener una perspectiva histórica de los acontecimientos. ¿Dónde encajan en esta evolución y qué presagian para la lucha y su dirección en el período venidero? Aquí doy una descripción general de algunos aspectos de la historia reciente para proporcionar un contexto. Esto lleva a tres preguntas clave: ¿Dónde está la clase trabajadora? ¿Dónde está el punto de producción? ¿Dónde está el sujeto revolucionario?

Este artículo no aspira a ser definitivo y los comentarios son bienvenidos.

 

La integración mundial de la sociedad capitalista. Los lazos que la unen

La creación del mercado mundial en el siglo XIX no marcó la globalización en los términos que hoy usamos. La globalización contemporánea es un sistema integrado de producción, financiación y comercialización. Después de implementar las políticas de desregulación y privatización de Reagan/Thatcher en los EE. UU. y el Reino Unido, el mundo cruzó un Rubicón con la liberación de los movimientos de capital y la proliferación de jurisdicciones financieras extraterritoriales; estos cambios facilitaron inversiones más rápidas y generalizadas en la búsqueda global de ganancias, muchas de las cuales estaban relacionadas con la búsqueda de costos laborales más baratos.

La liberalización del mercado que siguió en muchas partes del mundo abrió oportunidades para la inversión occidental promovida con fuerza y sin piedad por instituciones como el Banco Mundial y el FMI. Pero también fracciones de la clase dominante de muchos países reconocieron que debían realizarse cambios importantes para competir y sobrevivir en esta nueva realidad económica. Una a una, las viejas economías dirigidas fueron reestructuradas, siendo las más importantes a nivel mundial en Rusia (por Gorbachov – perestroika), en China (por Deng Xiaoping – ‘socialismo con características chinas’) y en India (por Narasimha Rao – desmantelamiento de la Licencia Raj).

Junto a las redes de financiación global, también crecieron las redes de logística física. La fabricación acelerada de barcos y aviones aceleró aún más el transporte internacional. Comunicaciones electrónicas rápidas (primero por satélite y luego por cable de fibra óptica) completaron la construcción de la base de infraestructura para la verdadera globalización: es decir, donde las distancias geográficas se redujeron hasta el punto en que la armonización de los procesos de producción internacional podría incluso satisfacer las demandas de la fabricación a tiempo-justo directamente adaptada a las necesidades de mercados internacionales altamente segmentados.

Culturalmente, la población se ha ido uniendo. Físicamente, el movimiento de personas del campo a la ciudad ha llegado al punto en que más del 50% de la población mundial vive ahora en entornos urbanos. El uso del inglés como latín de los tiempos modernos (construido sobre el Imperio Británico, IBM y el ejército estadounidense) permite una mayor conectividad. Al tratar a la mayor parte de la humanidad como audiencia, la televisión, el cine y otras industrias del entretenimiento estadounidenses, indias y chinas han logrado una penetración sustancial. La amplia disponibilidad de celulares y el uso asociado de las redes sociales también han entretejido la vida de las personas de una manera inconcebible hace poco más de una década.

Esta integración está, por supuesto, basada en las relaciones sociales capitalistas, avanzando con lo que Marx denominó la dominación real del capital. Esta dominación penetra en todos los aspectos de la vida humana en su búsqueda rapaz de ganancias; su objetivo es mercantilizar y monetizar todo y cualquier cosa en el grotesco sistema mundial que tenemos hoy. Se saquean todos los aspectos de nuestro entorno, se deforman las relaciones sociales y se patologiza la vida mental; véase, por ejemplo, DSM-5: Recetas para la locura, en IP 58/59.

Explotación actualizada

La globalización ha permitido no sólo los procesos de producción en todo el mundo, sino también una capacidad acelerada para mover capital y capacidad industrial alrededor del mundo; a veces, esto es para buscar costos laborales más bajos, a veces para evitar entornos hostiles (políticos o militares), o para integrarlos en entornos fiscales o legales favorables. Uno de los efectos sociales de estos rápidos movimientos es el aumento de la precariedad de la vida laboral y, por tanto, social.

El mundo está plagado de ciudades, pueblos, aldeas, áreas agrícolas, abandonadas durante milenios; su vaciado, causado por cambios en las condiciones agrícolas, mineras u otras condiciones ambientales. Pero, bajo el capitalismo, los cambios se realizan a un ritmo

asombroso por el dictado de los consejos de gerencia. En la actualidad un ejemplo de ello es el movimiento de la fabricación industrial (acero, automóviles, construcción naval, electrodomésticos, electrónica) de Occidente a Oriente, Sur y Sudeste de Asia, con testimonios dejados en el cinturón de óxido de EE. UU., las ciudades destartaladas del norte de Inglaterra y muchos otros lugares. Sociedades enteras pueden quedar varadas, incapaces de encontrar medios de subsistencia basados en el trabajo asalariado donde hay pocos salarios disponibles. La pobreza y la desesperanza florecen en esos entornos, mientras que aquellos que pueden encontrar soluciones en otros lugares, se van.

Las condiciones de trabajo actuales pueden contener nuevas características: los trabajadores de los almacenes de Amazon están sometidos a la vigilancia más estricta que ofrece la tecnología actual, monitoreando todos los movimientos de su cuerpo no sólo con fines de supervisión, sino también para refinar los algoritmos utilizados para controlar su trabajo de manera más eficiente y aumentar la productividad. Mientras tanto, el uso de robots aumenta, como parte de la búsqueda constante de tecnologías de reemplazo de mano de obra; estos son los trabajadores sin pasaporte. Con la capacidad de mover trabajos rápidamente, los titulares anteriores pueden quedar abandonados fácilmente. Se crean más dispositivos para inclinar la balanza aún más a favor de los jefes, como los contratos de cero horas en los que la empresa no tiene la obligación de dar trabajo a sus empleados, pero el este está obligado a estar disponible para trabajar en cualquier momento. La seguridad en el empleo se debilita continuamente, y la precariedad crece como una característica normal de la vida laboral actual.

La economía sumergida

En los exámenes tradicionales del PIB mundial, se ignora una proporción significativa de la actividad económica. Esto es, sin entrar demasiado en las definiciones, la economía sumergida, esa parte de la actividad económica que incluye el contrabando de armamentos y otros materiales prohibidos como narcóticos, minerales sangrientos y tráfico de personas. (De manera confusa, el mismo término se usa a veces para cubrir la actividad no contable de los trabajadores y las pequeñas empresas, que puede ser una parte sustancial de la economía de los países más pobres y es esencialmente un medio para evitar pagar impuestos). Aunque es difícil estimar su tamaño, algunos comentaristas (incluido The Economist) calculan que la economía sumergida representa ahora hasta el 20% de la economía oficial; otros lo expresan como el 15-20% de la facturación global; obviamente, esta es una omisión significativa, y no marginal, que debe reconocerse explícitamente.

Las industrias de crecimiento más obvio en la economía sumergida han sido el tráfico de drogas y de seres humanos, estos últimos con fines sexuales, esclavitud o ambos. La trata ha sido estimulada y contribuye al empobrecimiento de sectores de la sociedad por las dificultades económicas y las dislocaciones causadas por antagonismos políticos y militares.

Además, ha habido una proliferación de industrias basadas en la extracción de minerales de alto valor como diamantes y diversos materiales utilizados en industrias de alta tecnología. Muchos están ubicados en áreas donde fuerzas en competencia luchan por el control comercial y político; entre ellos se destacan África y Asia Occidental. Los enormes fondos involucrados estimulan el mercado de armas que hacen que las rivalidades sean mortales; donde, combinado con las drogas, el tráfico se vuelve aún más tóxico.

La actividad oculta es generalizada: robo de productos básicos, artículos de moda y dispositivos electrónicos falsificados, comercio de especies animales en peligro de extinción para trofeos y medicinas, tala de árboles,… La lista es interminable y estos sectores se han visto estimulados aún más por la liberalización de los movimientos de capital en el extranjero y las jurisdicciones financieras, el suministro inmediato de armamento y las convulsiones sociales. Juntos, la guerra económica y militar del capitalismo genera flujos masivos de personas desplazadas y desesperadas.

Nuevamente, podemos decir que si bien la mayoría de estas actividades no son nuevas, su volumen y conectividad han alcanzado un grado de integración sin precedentes, siendo un factor clave la universalidad del dólar estadounidense.

La violencia del capitalismo

geopolítico

Como era de esperar, las fuerzas geopolíticas y sus ejércitos causan el mayor daño físico manifiesto en las sociedades de todo el mundo. El conflicto armado nunca ha sido únicamente una cuestión de enfrentar una fuerza armada contra otra fuerza armada; las poblaciones siempre han sufrido, como mínimo, como daños colaterales. Pero desde la Guerra Civil estadounidense y la industrialización de la guerra, el concepto de “guerra total” entró en el vocabulario burgués. Durante el resto del siglo XIX y durante todo el siglo XX, franjas cada vez más amplias de la humanidad se vieron envueltas en los conflictos a medida que los antagonismos se volvieron más globales. El bombardeo de las ciudades alemanas y el incendio de Tokio habían llevado la aniquilación masiva de poblaciones civiles a la planificación militar moralmente legitimada incluso antes del bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki. La filosofía MAD (destrucción mutuamente asegurada) de la Guerra Fría se basó en parte en esta legitimación moral.

Los reajustes estratégicos del siglo XXI todavía están cambiando. Atrás quedaron los dos bloques de la Guerra Fría; en su lugar están las alianzas que se están precipitando de sus residuos, agravadas por los cambios económicos y políticos. La arrogancia de lo que fue anunciado como un mundo unipolar tras el colapso de la Unión Soviética y sus “aliados socialistas” llevó a una mayor agresión estadounidense y occidental que culminó en las invasiones de Afganistán e Irak posteriores al 11 de septiembre; las reacciones sociales y políticas han sido generalizadas e incluyeron fuerzas estatales con base local y grupos yihadistas, incluidos los talibanes, al-Qaeda y Daesh. La agitación también proporcionó para Rusia un terreno fértil en el que desarrollar un impacto internacional renovado; y, junto con su enorme expansión económica, China también está impulsada a crear un alcance militar global, lo que aumenta las tensiones, particularmente en el Pacífico occidental.

Rara vez se anuncia la magnitud de la “guerra contra el terrorismo”. Estados Unidos ha gastado más de $ 7 billones en esta “guerra” desde el 11 de septiembre. Además de más de un millón de muertes asociadas con los combates, más de 21 millones de personas han sido desplazadas desde entonces. La suspensión de las libertades civiles en la persecución de terroristas ha llevado a niveles de represión inimaginables. Actualmente, Estados Unidos participa militarmente en actividades antiterroristas en más de 80 países. No todas las guerras que se están librando hoy en día se derivan de esta fuente, siempre hay muchos antagonismos locales para mantener altas las tensiones o la carnicería: como en Cachemira, República Democrática del Congo, Sudán, las guerras contra las drogas en México.

Delincuencia organizada transnacional: bandas, franquicias y Estados

El gangsterismo ha existido desde tiempos inmemoriales, pero florece en el mundo actual en muchos niveles. Y hoy asume un papel más importante que nunca por la forma en que varias entidades están conectadas a través de redes materiales y financieras.

Algunas organizaciones han tenido una fuerte existencia durante muchos años: como la Mafia, Camorra, ‘Ndrangheta, Tongs, Yakuza. Más recientemente ha habido una proliferación de bandas y cárteles de extorsión, narcotráfico y tráfico en los Balcanes, Turquía, Israel, América del Sur y Central, Filipinas, Indonesia y otros lugares. Las experiencias de Rusia y del antiguo bloque del Este han proporcionado un modelo para tantos otros países donde las instituciones estatales se han fragmentado o decaído: las viejas instituciones de represión y seguridad estatal aprovechan la oportunidad para forjarse sus propios nichos comerciales y entrar en la cohorte global ampliada de mafiosos. Todas esas empresas, y gobernantes, gánsteres y otras personas ricas, necesitan el sistema bancario internacional (predominantemente) occidental. Utilizan sus jurisdicciones de seguridad financiera para interactuar con los sistemas financieros oficiales para lavar su dinero, permitirles participar en el mundo “legítimo” y proteger sus activos que, de otro modo, estarían expuestos al robo o incautación en sus propios países.

Para facilitar sus negocios, estas organizaciones necesitan la cooperación con partes de los aparatos estatales, ya que el Estado (recíprocamente) las necesita; ya sea con fines de lucro o para lubricar la gestión de la sociedad y la economía, ya sea en los niveles de la pequeña corrupción individual, de los sindicatos criminales masivos o de las cleptocracias al por mayor. Los límites entre lo lícito y lo ilícito, lo legal y lo ilegal, lo honesto y lo corrupto están sujetos a definiciones hechas por los grupos de interés burgueses. A través del FSB, la fuerza de seguridad interna que sucede a la KGB, Putin ha entregado efectivamente a los oligarcas rusos rentas vitalicias (es decir, haz lo que digo o mueres), un grado de extorsión quizás igualado solo por el jefe de la Casa de Saud. Una parte integral de las luchas de facciones que continúan incesantemente en las bandas y los Estados son los argumentos sobre la distribución de la riqueza y estos pueden indicar importantes juegos de poder como son las campañas ‘anticorrupción’ de Xi en China, Kim en Corea del Norte y Mohammed bin Salman en Arabia Saudita.

En conjunto, estas fuerzas constituyen una franquicia internacional de la burguesía mundial que opera a través del sistema financiero global.

El interior

El temor del Estado chino a los disturbios internos es bien conocido (y explica por qué gasta el 50% de su presupuesto militar en seguridad interna). Las políticas del Estado hacia los uigures en la provincia de Xinjiang han llevado al confinamiento de aproximadamente un millón de personas en lo que son efectivamente campos de concentración bajo el pretexto de recibir “educación y formación profesional”. Como trabajo forzoso, son llevados a otras provincias; las mujeres son sometidas a programas de esterilización; los niños son separados de sus familias y evaluados para una “atención centralizada”. (Aquí hay sombras de la frontera sur de Estados Unidos). El ejército de Myanmar lanzó una campaña para expulsar al pueblo rohingya del estado de Rakhine, que limita con el litoral de importancia estratégica junto a la bahía de Bengala; el gobierno cuenta con el apoyo de China e India (ambos compiten por el apoyo de Myanmar para sus proyectos económicos y políticos).

El aparato estatal no es la única fuente de violencia. La violencia de bandas representa un número asombrosamente alto de asesinatos en todo el mundo: en 2016, los asesinatos en Brasil coincidieron con las víctimas civiles en Siria; algunas provincias mexicanas están casi a la par con esto. En América Central y del Sur hay muchos sucesos similares.

La violencia del capitalismo no es solo física. Puede tener mucho éxito rentable en crear problemas para las personas y luego plantear soluciones en las que se generen más ganancias. La actual crisis de opioides en los Estados Unidos está generando beneficios sustanciales para las grandes empresas farmacéuticas, que presionaron a los médicos para que prescribieran estos medicamentos y se ocuparan de las adicciones resultantes aumentando las dosis y, por lo tanto, aumentando las ventas de las grandes farmacéuticas; los problemas para los pacientes y sus familias son la miseria y la muerte: más de 63.000 en 2016. Hay ejemplos paralelos en psiquiatría en los que, por ejemplo, el DSM-5 (sobre el que he escrito extensamente en otro lugar) promueve la prescripción de fármacos psicolépticos desarrollados (nuevamente) por las grandes empresas farmacéuticas y utilizado para controlar comportamientos; una especie de batones mentales. El vínculo entre médicos, académicos y las grandes farmacéuticas genera ingresos globales masivos al tratar a sus pacientes, muchos de los cuales han sido víctimas de la locura de la vida bajo el capitalismo.

En los últimos años, el desarrollo de métodos de vigilancia ha afectado muchos aspectos de la vida social. La recolección de datos (big data) de las actividades de miles de millones de personas, a través del uso de celulares, redes sociales, navegación en Internet y hábitos de compra, ha aportado nuevos conocimientos sobre el comportamiento humano a través del desarrollo de técnicas analíticas (incluida la inteligencia artificial) que combinan datos de múltiples fuentes con sus metadatos. Esta tecnología permite una estrecha vigilancia de las personas que aportan los datos (a sabiendas ó sin saberlo) y se alimenta de aplicaciones novedosas que, a su vez, permiten una focalización precisa y la influencia de todo tipo de agencias comerciales y políticas. Los sectores de la burguesía pueden transmitir sus diversas verdades como lo deseen, para obtener ventajas comerciales y políticas. Un ejemplo servirá. Trump ha introducido el concepto de “noticias falsas” en el discurso político burgués, combinando su uso de las redes sociales con las redes de transmisión de apoyo en televisión y radio. Esto ha puesto a los medios tradicionales del establishment en el patio trasero y estos han tardado años en actuar juntos para responder a las diatribas incesantes en su contra. Globalmente, esto está cambiando el manejo ideológico de las poblaciones por parte de las distintas fracciones de la burguesía.

Y todo el tiempo – Austeridad

Los ejemplos en todo el mundo son innumerables. Sin embargo, es bueno observar lo que los trabajadores estadounidenses, que viven en el país más rico del mundo, han sufrido durante las últimas décadas. Un ejemplo de la Junta Editorial del New York Times, 24 de junio de 2020: ajustando por inflación, el empacador de carne promedio ganaba $ 24 por hora en 1982 y hoy (a pesar de un aumento significativo en la productividad) solo $ 14 por hora. Durante este período, la economía estadounidense ha aumentado casi un 80% (ajustando la inflación y el crecimiento de la población). Sin embargo, el ingreso después de impuestos de la mitad inferior de los asalariados ha aumentado solo un 20%, el 40% medio de los asalariados ha aumentado un 50% y el 20% , el tope de ingresos, ha tenido un aumento superior un 420%. En general, esto representa un cambio de 1 billón de dólares anuales de los trabajadores a los propietarios de los medios de producción. Hay muchas medidas de los movimientos de riqueza entre las clases durante este período, pero lo que más sobresale es que los trabajadores estadounidenses han estado viviendo bajo la austeridad durante décadas.

En el Reino Unido, actualmente el sexto país más rico, las evaluaciones coinciden en general en que alrededor del 22% de la población (incluido el 34% de los niños) vive en la pobreza. La austeridad en Rusia y varios países de América del Sur siguen el mismo camino general. “Es lo mismo en todo el mundo”, se podría decir.

Es muy probable que para pagar las enormes deudas que han acumulado para hacer frente a la crisis de Covid-19, los gobiernos vuelvan a imponer programas de austeridad, como si tantos trabajadores no estuvieran viviendo bajo una austeridad permanente de todos modos. Entre los economistas burgueses, la eficacia de los programas de austeridad ha sido seriamente cuestionada – desde la época de Keynes, de hecho – como contraproducente. Pero ya sea que prevalezcan los que siguen los argumentos de Keynes y Krugman o los que siguen a Reinhart y Rogoff, la reacción de clase “natural” de la burguesía es buscar una mayor extracción de plusvalía de la clase trabajadora como respuesta a tales crisis. Cualquiera que sea la reacción a la actual crisis económica en la que se asienta la burguesía, puedes estar seguro de que implicará aporrear al proletariado.

Retroceso

En Occidente, la década de 1980 reunió varias corrientes de ideas políticas y económicas burguesas, cambios en las fortalezas de varias fuerzas políticas (en sus contextos internos) y fuerzas de inversión globales, aún dentro del marco establecido por los antagonismos de la Guerra Fría entre los dos Bloques. Entre los más llamativos estuvo la combinación de la política económica del monetarismo (y la liberalización de los mercados de capitales) y las políticas de Reagan y Thatcher hacia la clase trabajadora. La recomposición resultante de la clase trabajadora se ha debatido a lo largo de los años en PI. (Ver, por ejemplo, IP15, tercer trimestre, 1989.)

A medida que las concentraciones de la producción industrial se desplazaron de Occidente a otras áreas del mundo, también lo hizo el crecimiento de las huelgas y las luchas obreras. Esto no es sorprendente: uno esperaría que condiciones similares dieran lugar a comportamientos similares entre los trabajadores. China e India demostraron así un perfil de lucha clásico con la transferencia de una alta proporción de la producción industrial pesada desde Occidente. Sería seguido por oleadas de huelgas en otros países a medida que avanzaban, ya que asumían el papel de centros de producción industrial a gran escala; un ejemplo digno de mención es el de Vietnam de 2006 a 2011. Sin embargo, la reacción contra las restricciones cada vez mayores del capitalismo sobre la vida humana, no se limitan a la fábrica. En la última década, hemos visto movimientos sociales sustanciales que se resisten a las políticas del capitalismo.

La primavera árabe.

Mohamed Bouazizi levantó el telón y se autoinmoló el 17 de diciembre de 2010 en Ben Arous, Túnez; desesperado por el abuso policial y la pobreza, al no poder pagar los sobornos policiales, este comerciante callejero se suicidó de la manera más dolorosa y pública, expresando la angustia de toda la población. Siguió una ola de protestas que condujeron al derrocamiento del gobierno tunecino al mes siguiente.

Con poblaciones en otros países árabes sufriendo de manera similar a la de Túnez, incluso bajo los regímenes más represivos, las protestas estallaron en enero en Omán, Yemen, Egipto, Siria y Marruecos, Palestina y otros lugares. La intensidad de las manifestaciones en la plaza Tahrir de El Cairo y en otros lugares llevó a la caída del régimen de Mubarak. Luego, se llevaron a cabo más protestas en Bengasi que comenzaron la guerra civil libia en la que el régimen de Gaddafi fue finalmente derrocado en agosto de 2010.

Las manifestaciones tuvieron lugar en Bahrein, primero en solidaridad con la población egipcia y luego por ellos mismos. En Arabia Saudita, una ola de protestas contra el gobierno comenzó con otra autoinmolación en Samtah. En Irán, también, después de la sofocación de las protestas (del Movimiento Verde) en las elecciones presidenciales de 2009, un resurgimiento de protestas contra el gobierno en las principales ciudades creció después de 2011. En Gaza, los jóvenes palestinos podían protestar con “Joder Hamas, Joder Israel, Joder Fatah, que se joda la ONU, … que se jodan los Estados Unidos … “

En Túnez y en Egipto, la clase dominante se vio profundamente conmovida por las protestas; siguiendo los “consejos” de los gobernantes occidentales que los alentaron a no recurrir simplemente a una represión brutal, como era su costumbre, se adoptaron enfoques “más suaves” y los impopulares jefes de gobierno (Ben Ali y Mubarak) se retiraron; sin embargo, esto alentó aún más la propagación de revueltas. Por otro lado, los gobernantes de otros países comenzaron a pensar que estos dos primeros habían capitulado con demasiada facilidad y decidieron resistir los movimientos populares; de ahí la resistencia de Gaddafi (que fue derrocado) y Assad (que aún sobrevive). Rápidamente, estos episodios individuales fueron penetrados aún más por la interferencia de los imperialismos extranjeros que buscaban ventajas mediante la intervención directa y por el apoyo financiero y militar de representantes: Siria y Libia han mostrado crudamente la inmensa carnicería que resultó de esto. La represión intensificada se usa en todas partes. No obstante, incluso en los últimos meses se han producido manifestaciones sociales en Siria, Irak y Líbano.

Los indignados

El Movimiento de los Indignados en España fue una continuación de las manifestaciones y huelgas contra la austeridad que comenzaron en Grecia en mayo de 2010. Una de las mayores fuentes de descontento fue el nivel asombrosamente alto de desempleo y especialmente de desempleo juvenil (que, en marzo de 2011 se mantuvo al 43,5%). La escala de acción en España alentó aún más el recrudecimiento de las protestas en todo el Mediterráneo, retroalimentando notablemente a las de Grecia. A cambio de un préstamo masivo del FMI / UE, el gobierno griego impuso severas medidas de austeridad a la población en mayo de 2010 y estas desencadenaron manifestaciones masivas en las principales ciudades.

El movimiento Occupy.

Esto comenzó en Nueva York con la ocupación de Zuccotti Park cerca de Wall Street. Aunque se inspiró en las protestas contra la austeridad que tuvieron lugar en todo el mundo, la atención se centró en el aumento exponencial de las desigualdades en la sociedad con una causa común identificada dentro de “El 99%”. También vio la clave para avanzar a través de la “democracia real”. Se ha estimado que a finales de 2011 se habían producido protestas en casi 1000 ciudades de más de 80 países en todos los continentes. (Ver IP56, primavera de 2012)

Los chalecos amarillos

Las manifestaciones comenzaron en octubre de 2018 y continuaron hasta el inicio de la pandemia del Covid19 contra las reformas fiscales del gobierno de Macron, que se consideró que recaían de manera desproporcionada en las clases media y trabajadora; el detonante fue un aumento del impuesto al combustible. (Ver el artículo de RV en el sitio web de IP – 10 de diciembre de 2012)

Hong Kong

Los conflictos entre la población de Hong Kong y el Estado chino comenzaron a principios de mayo de 2019 y luego se intensificaron cada semana durante muchos meses. Las manifestaciones fueron provocadas por la intención del gobierno de Hong Kong (un lacayo de Beijing) de promulgar una ley que permitiera la deportación de ciudadanos de Hong Kong al continente para ser juzgados. Los contraataques policiales aumentaron la ira de la población y a medida que uno se levantaba también lo hacía el otro. Las manifestaciones se vieron impulsadas aún más por los numerosos agravios a la población, incluida la terrible situación de la vivienda y los bajos salarios. Semana tras semana, se llevaron a cabo manifestaciones que involucraron a casi todos los segmentos de la sociedad, y entre ellos un número sustancial de jóvenes se enfrentaron a una fuerza policial cada vez más violenta impulsada por Beijing y complementada con cañones de agua de lucha callejera, bandas Tong y una movilización del EPL por el frontera.

A lo largo de los meses, los manifestantes ampliaron sus denuncias contra la autoridad gobernante y sus partidarios de Beijing a demandas de mayor democracia. Sin embargo, en el momento de redactar este informe, la amenaza cada vez mayor de Beijing ha silenciado las protestas.

Y en otros lugares …

Casi todas las partes del mundo han visto surgir luchas contra los gobiernos – ya sean las huelgas de maestros de 2019 en los EE. UU. o las manifestaciones en Argentina, Venezuela o Turquía, o Zimbabwe o Sudáfrica por la corrupción, la pobreza y la indigencia que los afectan. Ninguno de estos elementos es nuevo; todos han existido desde hace mucho tiempo. Sin embargo, el período actual parece haber traído una simultaneidad notable.

Del mismo modo, han habido políticos populistas desde hace mucho tiempo, aquellos que se dejan llevar por la emoción de los muchos desfavorecidos contra los pocos de la élite. Perón en Argentina y Chávez en Venezuela fueron ejemplos. Sin embargo, en sus días, actuaron en contextos locales o regionales. Hoy en día, el populismo está mucho más extendido y simultáneamente muestra su poder en los partidos gobernantes de derecha de economías particularmente fuertes: Modi en India, Trump en los EE. UU., Johnson en el Reino Unido, Erdogan en Turquía, Orban en Hungría, Duterte en Filipinas, entre otros. Y en otros lugares se muestra como una característica de fortalecimiento en la política nacionalista, como en Francia y Alemania. Asociado con el populismo hay un fortalecimiento del autoritarismo, en detrimento del liberalismo, y el uso ideológico del antielitismo (sin sentido de ironía) y anticorrupción (nuevamente sin sentido de ironía).

Todo populismo propicia la materialización del Otro, como construcción ideológica, generalmente inmigrantes o una agrupación minoritaria de algún tipo, visto en contra de Nosotros, usualmente esta dinámica se basa en un nacionalismo mitológico. El único factor común es el intento ideológico de definir la comunidad en un mundo que la socava constantemente. Pero, el hermano de uno es el Otro de otro.

¿Qué desarrollos en la lucha se pueden identificar?

Después de la Segunda Guerra Mundial, la clase trabajadora en Occidente se desmovilizó lentamente, dentro de un marco de política capitalista encaminada a la reconstrucción y al socavamiento anticipado del malestar social que se había visto en la ola revolucionaria posterior a la Primera Guerra Mundial. El Plan Marshall fue el marco internacional para ello. En el naciente Bloque del Este, la clase trabajadora fue sometida a una mayor explotación bajo el dominio ruso general; su resistencia condujo a la confrontación, no solo con su Estado nacional, sino también con el Estado ruso. El equilibrio de fuerzas estaba enormemente en contra de la clase trabajadora. En el resto del mundo, el marco principal fue el de la explotación colonialista en transición a un mundo poscolonialista. La clase trabajadora se estaba adaptando a condiciones muy diferentes a las de los años treinta.

A finales de los 60, el malestar social dominante se caracterizó por luchas en el punto de la producción industrial en los países económicamente más fuertes que mostraban al mundo que el desarrollo capitalista de la posguerra no resolvía los problemas de los trabajadores.

En Occidente se produjo un conflicto ideológico entre estructuras estatales opuestas que dio lugar a la Reaganomía, el Thatcherismo y puso en primer plano el monetarismo emergente. La implementación provocó una lucha de clases intensificada contra la cual, durante un período de años, el poder abrumador de la burguesía provocó una quietud en la clase trabajadora. (Durante este período, varios gobiernos atacaron sus aparatos sindicales en parte como un substituto de su objetivo real, el proletariado, y en parte como un conflicto en curso entre diferentes partes del aparato estatal.) En el Este, la lucha fue sofocada a un grado considerable por el dominio del Estado ruso, especialmente su ejército, confundiendo así los asuntos de clase con el nacionalismo. Económicamente, el creciente poder de Occidente aumentó y el bloque soviético estuvo al borde del colapso, aunque esto no sucedió hasta finales de los años 80.

La posterior globalización de la producción ha introducido armas de doble filo en la lucha de clases. La capacidad de mover capital y producción por todo el mundo fortalece la mano de la burguesía; sin embargo, también tiene el efecto de homogeneizar las condiciones sociales y laborales que contribuyen a la potencial unificación de la clase trabajadora frente al capital. Este es un elemento importante para el futuro.

La guerra contra el terrorismo llevada a cabo por Occidente, y especialmente por Estados Unidos, ahogó la lucha en muchas partes del mundo, especialmente donde el carácter de la lucha ha sido más ampliamente social que centrado en el punto de producción.

Desde la crisis financiera de 2008, las luchas en todo el mundo han tenido un carácter social más explícito. Es como si hubiera un reconocimiento creciente de las conexiones entre todos los aspectos de la vida social bajo el capitalismo. Dos puntos:

Primero, la lucha de clases puede surgir de las condiciones sociales actuales de una manera más integrada que, digamos, hace cincuenta años. Los marxistas revolucionarios deben buscar una perspectiva de clase sobre los problemas sin ser absorbidos por los movimientos de protesta tal como están constituidos.

En segundo lugar, con las complejidades y novedades de la sociedad capitalista actual, no es posible pronosticar cómo surgirán expresiones claras de la clase proletaria; pero sabemos que los trabajadores y su actividad se determinarán en el contexto de la evolución de las condiciones sociales internacionales.

Tres preguntas:

¿Dónde está la clase trabajadora?

Marx consideraba al proletariado como esa clase de la sociedad capitalista que no posee medios de producción y que sobrevive vendiendo su fuerza de trabajo. La mayoría de las veces, la sociedad burguesa le presta poca atención a pesar de que la clase trabajadora está en todas partes. Tan pronto como se manifestó la pandemia de Covid-19, también lo hizo la realidad de quién realiza gran parte del trabajo esencial en la sociedad: camioneros, repartidores, apiladores de estanterías de supermercados; trabajadores de hogares de cuidados; enfermeras, personal de limpieza de hospitales, médicos, paramédicos, trabajadores de laboratorio…

Los números son enormes, y se suman a los que trabajan en la producción industrial y de servicios: los constructores de barcos, aviones, trenes, automóviles, camiones, dispositivos electrónicos y quienes los operan y mantienen; operadores en centrales eléctricas, campos de servidores, gestión de internet. Si esto, aunque es obvio necesita ser remarcado, por el énfasis en algunos rincones del marxismo académico en el posfordismo, en el capitalismo cognitivo, como si esta fuera una fase histórica del capitalismo que ha reemplazado todo lo que ha sucedido antes. Si bien los avances tecnológicos han afectado todos los aspectos de la vida económica, política y social, los trabajadores que usan las tecnologías coexisten con los trabajadores que viven bajo el dominio de los legados laborales del capitalismo. Algunos ejemplos:

Los trabajadores cognitivos que desarrollan sus productos ‘inmateriales’ en computadoras de alta tecnología están utilizando dispositivos construidos por trabajadores en líneas de ensamblaje bajo condiciones exigentes y de uso prolongado utilizando componentes fabricados con metales como el cobalto y el cobre extraídos por una miseria por el trabajo infantil en Congo.

Cuando se bloquean las alcantarillas en Delhi, las empresas de los relucientes edificios de oficinas contratan trabajadores para que se sumerjan desnudos en la mierda para desbloquearlas.

El mundo actual tiene más personas esclavizadas que en cualquier otro momento de la historia. Estos esclavos trabajan en muchas ocupaciones y son la materia prima de las redes mundiales de tráfico de personas.

La clase trabajadora está por todas partes, actuando colectivamente en todas las funciones que necesita la sociedad.

¿Dónde está el punto de producción?

El término punto de producción se utiliza a menudo para referirse al punto de producción industrial: una mina o una línea de montaje. El capitalismo de hoy, sin embargo, tiene un proceso de producción que utiliza un sistema global altamente complejo de instituciones superpuestas y en red.

Aún en el corazón del capitalismo está la producción de mercancías, pero el capitalismo se ha convertido en mucho más que un simple proceso de producción. La educación, por ejemplo, generalmente dirigida por el Estado es esencial, entre muchas otras cosas, para garantizar que la próxima generación de trabajadores esté equipada para construir y operar los procesos materiales e intelectuales a través de los cuales el capitalismo se reproduce y se expande. Entonces, además de asistir a los procesos de fabricación reales, los trabajadores extraen, entregan, envían, re-eleboran, planifican, distribuyen, llevan al mercado, procesan pagos, facturan, etc. educan a los niños y entierran a los muertos. En el sistema de salud diagnostican, prueban, escanean, transportan, limpian y cuidan. Dependiendo del país y del sistema de salud, están distribuyendo parte del salario social o trabajando en una gran industria que genera enormes ganancias a sus propietarios. No hay un punto de producción sino una red de procesos de producción y apoyo entrelazados con innumerables instituciones sociales.

¿Dónde está el sujeto revolucionario?

La respuesta corta es: se está gestando. Las observaciones anteriores destacan la integración global del sistema capitalista, el ataque global de la burguesía contra la humanidad y el retroceso de la población en general, especialmente durante la última década, cuando se desarrollaron importantes movimientos de protesta, a veces lentamente, a veces de manera espectacular. Las protestas han cubierto multitud de temas: salarios, desempleo, racismo, asuntos ambientales, cambio climático, guerras y asesinatos masivos, represión, asesinatos estatales extrajudiciales, elecciones amañadas… En otras palabras, todo y cualquier cosa en la vida social actual. Absorbieron a más personas, de manera más amplia y durante más tiempo que durante muchas décadas anteriores. Este es, entonces, el trasfondo de los acontecimientos de este año en los que las condiciones sociales y la respuesta internacional a ellos representan una diferencia real con el pasado. Y hoy hay más aceptación de que las condiciones sociales de nuestro tiempo se añaden a lo que es una crisis existencial para la humanidad. ¿Cómo, entonces, pasar de la “protesta popular” a la acción de clase?

Evidentemente, un gran problema al que se enfrenta hoy el proletariado en todo el mundo es el del racismo, cuya función principal para la burguesía es desunir a la clase trabajadora. Esto ha sido especialmente poderoso en los Estados Unidos, donde el asesinato de George Floyd ha sido la chispa de oleadas de ira por las acciones de las fuerzas represivas del Estado y los terribles efectos de la pandemia cayendo desproporcionadamente sobre las comunidades de la clase trabajadora y la cruel indiferencia de gran parte de la clase dominante. Positivamente, las manifestaciones y protestas han sido verdaderamente multiétnicas, en todo el mundo y no sólo en Estados Unidos. Hay profundos rumores en la clase trabajadora, ya que muchos trabajadores están atrapados entre quedarse en casa sin paga o ir a trabajar y correr el riesgo de infectarse con el nuevo Coronavirus. De hecho, la clase dominante estadounidense ha concretado esto cuando Trump utilizó la Ley de Adquisiciones de Defensa para obligar a las instalaciones de envasado de carne, donde el virus ha arrasado (ver arriba), a continuar la producción. Sin embargo, los sindicatos y los jefes pretenden mantener el enfoque en la raza. Los sindicatos lanzaron una campaña – Strike for Black Lives/ Huelga por las vidas negras- apoyada por Teamsters, Service Employees International y otros, así como por diversos políticos. Intentan ocultar la clase detrás de la raza. En contraste, en varias huelgas y proto-huelgas en los EE. UU. y en otros lugares, los trabajadores han hecho huelga para una mayor protección contra la infección, aumentos salariales por riesgo y licencia por enfermedad pagada. La lucha de la clase trabajadora permite la unidad de razas.

En el transcurso de estas luchas y protestas, en el contexto de un capitalismo que empuja a extraer la máxima plusvalía posible, las conexiones entre las especificidades de las protestas y la condición de los manifestantes como miembros de la clase trabajadora pueden hacerse explícitas.

El énfasis en la clase, aunque emana de una relación económica particular en la sociedad, resalta el interés compartido de los miembros de la clase trabajadora, que no sólo son económicos sino también morales y, por lo tanto, con grandes anhelos en cuanto a qué tipo de sociedad queremos vivir. Esto encaja con las palabras de Marx y Engels en La Ideología Alemana: “Tanto para la producción a gran escala de esta conciencia comunista, como para el éxito de la causa misma, es necesaria la alteración de los hombres a gran escala, una alteración que sólo puede tener lugar en un movimiento práctico, una revolución. Esta revolución es necesaria, por lo tanto, no sólo porque la clase dominante no puede ser derrocada de ninguna otra manera, sino también porque la clase que la derroca sólo puede en una revolución, deshacerse de todo el lodo de las épocas y volverse apta para fundar una nueva sociedad. . “

Las acciones de este año parecen ser un avance sustancial incluso con respecto a los eventos de la última década y claramente existe un potencial para un mayor desarrollo en el futuro. No hay un bosquejo para el camino a seguir. Habrá una evolución del pasado junto con la espontaneidad, una característica de la clase trabajadora que siempre puede sorprendernos.

Marlowe

31 de julio, 2020

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *